zirku musikala bizitu 2023

La propuesta “Zirku Musikala”, de Landarbaso Abesbatza, será la protagonista de la última sesión de este año del proyecto Bizitu

jh 10 urte

El próximo sábado 23 de diciembre el auditorio Niessen de Errenteria acogerá a las 12 del mediodía una nueva sesión del proyecto familiar Bizitu, organizado por las asociaciones errenterianas Juneren Hegoak y Mindara. En esta ocasión, y para poner el broche final al programa de actividades de Juneren Hegoak para el año de su décimo aniversario, las dos asociaciones cuentan con la colaboración de Landarbaso Abesbatza, ofreciendo el espectáculo participativo “Zirku Musikala”, donde la música es protagonista. La entrada es gratuita, pero con aforo limitado y hay que reservar invitación a través de la web sarrerak.errenteria.eus.

“En esta sesión de Bizitu queríamos proponer algo especial, algo que acercara a nuestras familias a la música, pero de una manera participativa y divertida. Zirku Musikala es un espectáculo, donde la música y el público son protagonistas a partes iguales porque la experiencia es compartida. Aquí no nos quedamos en nuestro sitio, aquí todos y todas sacamos al escenario a la pequeña gran artista que llevamos dentro. Porque la música es un lenguaje compartido que sobre todo nuestros txikis conocen y manejan mejor que el mundo adulto. La música nos ofrece la posibilidad de expresar con naturalidad, frescura, con buen humor, y la música no tiene barreras”, explica Arrate Alemán de la asociación Mindara.

Durante más o menos una hora, el público se sentirá libre de mostrarse a través de canciones, de ritmos, de movimiento. La maestra de ceremonias, Maddalen Dorronsoro, conducirá un espectáculo espontáneo y divertido, de la mano de Oier Etxaburu al piano y de Iñaki Letamendia en la percusión.

“Desde el inicio de Bizitu, el cine ha sido el protagonista, pero queríamos dar un paso más, acercando otra disciplina cultural a nuestras familias. Y Landarbaso Abesbatza ha acompañado en otras ocasiones a Juneren Hegoak, y nos hemos animado a plantear esta propuesta esperando que con ella se abran otras posibilidades de colaboración más adelante. Errenteria es un pueblo dinámico y con un gran amor hacia la cultura, hacia la creación, y eso se refleja tanto en las ofertas culturales como en las entidades y grupos que inciden en ella”, comenta Beatriz Martín, de la asociación Juneren Hegoak que este año ha estado muy presente en la vida de nuestro municipio debido a la celebración de su décimo aniversario.

El proyecto Bizitu Zinema nació en 2017 tras evidenciar las dificultades que presentaban los espacios culturales en lo referente al acceso a la oferta de ocio y cultural para las familias de menores con necesidades especiales, sobre todo, las salas de cine. En estos años se ha pretendido acercar la experiencia del cine a todos los públicos, respetando sus diferencias, creando un ambiente lúdico y, sobre todo, dando respuesta a las necesidades específicas de algunos de los y las pequeñas que forman parte de las asociaciones Juneren Hegoak y Mindara.

Al igual que en las sesiones de cine, se tendrán las luces encendidas, se incentivará moverse de los asientos o no, según la realidad de las personas asistentes, se preparará el espacio para la comodidad de los y las participantes y se adaptará el volumen poniéndolo más bajo que el habitual en los espectáculos, entre otras cosas, adecuando la propuesta a la realidad de los y las txikis con diversidad funcional para que puedan compartir esta experiencia con otros niños y niñas y sus familias.

“Bizitu es un programa que la ciudadanía ha acogido con cariño desde la primera sesión, y queremos agradecer a todas las entidades que nos han acompañado para hacer este proyecto realidad. Ozzinema, nos ha ayudado en la gestión de las películas que se han proyectado, además de asesorarnos sobre diferentes planteamientos. Zineuskadi nos ha ofrecido su catálogo para poder acceder a películas en euskara. La asociación Eskuaire ha hecho un esfuerzo por traducir en lengua de signos las películas, y convertir a Bizitu en un proyecto aún más inclusivo para las muchas familias que se han acercado en estos años. Y el Ayuntamiento de Errenteria ha contribuido al éxito de Bizitu, tanto por los apoyos presupuestarios, la difusión de las sesiones, como por la cesión de espacios y el trabajo de su personal técnico”, señala Onintze Agirre, la persona que tuvo la idea de ofrecer estas sesiones de cine familiar adaptado.

Sobre Mindara

Mindara nació el 21 de febrero de 2011 y comenzó su actividad en la comarca de Oarsoaldea en el año 2012 en los ámbitos de la actividad física inclusiva, el deporte adaptado, la salud y el ocio formativo. Atiende a niños, adolescentes y adultos con diversidad funcional y, a su vez, invita a participar en sus programas a todas aquellas personas que quieran, a compartir la experiencia de la inclusión en primera persona, buscando así crear grupos en los que personas, con y sin diversidad funcional, se relacionen y disfruten de estar juntas.

Sobre Landarbaso Abesbatza

Landarbaso Abesbatza se configura en 1991 como un grupo coral de jóvenes de edades comprendidas entre los 16 y 36 años. En la actualidad la asociación está compuesta por tres grupos superando los 100 miembros: Kontari (8 a 14 años), Landarbasoko Dizdizka Taldea (15 a 21 años) y Landarbaso Abesbatza (17 a 45 años).

En clara apuesta por innovar y desarrollar proyectos atractivos y originales, Landarbaso emprendió un cambio firme en la organización, preparación e interpretación de sus proyectos. Entender una actuación musical dentro de un espectáculo lleno de sorpresas, donde los y las espectadoras fueran absorbidos/as por una propuesta musical enlazada y compacta.

Sobre Juneren Hegoak

Cabe recordar que la pequeña June Sánchez Tolaretxipi, inspiración de Juneren Hegoak, falleció en 2013 a los dos años de edad a consecuencia de un cáncer infantil. A los pocos meses, sus padres y un grupo de amigos crearon la asociación, que desde entonces se dedica a generar una red de apoyo para las familias de Euskadi en estado de vulnerabilidad que estén afrontando enfermedades, situaciones de diversidad funcional y/o duelo de sus menores, y poder brindar algunas oportunidades que contribuyan a mejorar su calidad de vida. Este proyecto ha atendido durante su trayectoria a 61 familias, 118 personas voluntarias han pasado por la organización, ha realizado 86 eventos y ha destinado más de 287.000 euros a su actividad.

Hace 3 años fue reconocida entidad de utilidad pública por el Gobierno Vasco y, además, promueve una beca de investigación, junto a la Sociedad Vasco-Navarra de Pediatría, con una dotación económica a proyectos de investigación en oncología infantil, en cualquiera de los campos relacionados con dicha disciplina, y que contribuya a mejoras en cuanto al diagnóstico, seguimiento y tratamiento de este grupo de pacientes.

Colabora con Juneren Hegoak: