tus pasos revoloteando por la casa,
el destello de tu risa
dibujando colores intensos
en un mundo lleno de alegrías,
el brillo de tu mirada
arropada por la ama
cuando te daba el pecho.

Añoro…,
el tacto de tu piel
chapoteando entre burbujas,
tus llantos en la oscura noche,
hasta que llegaba
mi mano a tu mano.

Añoro …,
lo que fuiste, lo que eres,
pero sobre todo,
lo que un día ya no serás.

Añoro …,
esa parte de mi,
que volando y jugando con tu alma,
se marchó aquel día …,
junto a ti.

Si pudiera rozar con palabras,
un pedacito,
de todo lo que te echo de menos …

20130805-022440.jpg