Te posaste en mi vida

Un 21 de noviembre.
Despertaste temprana,
Con tu mirada cercana.

Con todo tu amor llegaste,
Resplandeciente y sensible,
Con ese brillo especial,
Que siempre,
siempre …,
mantuviste.

Y entre tus llantos viniste,
Y entre un mar de lágrimas …,
Te fuiste.

Ahora cada noche,
Entre las estrellas paseas,
Si un día te apetece,
Aquí te espero
en un sueño impaciente.

Corretearé detrás tuyo,
Como solíamos hacerlo,
Y en ese lugar de mi corazón,
Descansaremos riendo.

Allí…,
Te volveré a dar mil besos,
Allí…,
Te abrazaré fuerte,
Muy fuerte.

Allí …,
Le suelo pedir al cielo,

… que pueda volver a verte.